El poder de la ilusión

Hace no demasiado tiempo recordé una conversación fantástica que tuve con uno de mis jefes, ahora amigo del alma. Hablábamos sobre el increíble poder que tiene el hecho de tener ilusión. Es una energía que mueve montañas.

La ilusión también mueve montañas.

Si crees que puedes hacer algo, si estas realmente ilusionado con conseguirlo, aunque pueda ser un reto difícil, aunque pueda necesitar de tiempo, energía y recursos, lo lograrás. La ilusión es prima hermana de la motivación y puedes dirigirla hacia cualquier objeto o situación, siempre y cuando sea genuina. No se puede “forzar” la ilusión. O la sientes o no la sientes.

Conozco personas que dicen no ser ya capaces de ilusionarse por nada. Quizás teman parecer infantiles o quizás no están en el camino de vida adecuado. Piensa en tu caso en particular. ¿Tienes algún hobby por el que estas dispuesto a hacer sacrificios? ¿Te levantas cada día con un mismo pensamiento en la cabeza? ¿Es ese pensamiento una acción? (¡No vale volver a la cama! ) ¿Cómo enfrentas las tareas del día a día, con una sonrisa o con resignación?

La ilusión puede estar en el trabajo, en ver tu jardín crecer o en irte de vacaciones. Pone tu cuerpo en un estado de alerta, de entusiasmo, de alegría, parecido al enamoramiento aunque no tan intenso.

Emocionalmente también tiene su efecto. Nuestra cabecita empieza a soñar despierta y nos vemos en esa playa de arena dorada y mar azul fosforito, con un pareo y tomando caipiriñas, o en la oficina, resolviendo problemas con agilidad y sintiéndonos felices y satisfechos con nuestro quehacer.

Cuando estamos soñando despiertos, estamos visualizando. Un ejercicio fantástico para programarnos, parte de la filosofía de pensamiento positivo. La ilusión no se puede forzar, pero las visualizaciones de las cosas que queremos conseguir si se pueden. Y no dejan de ser un ejercicio delicioso, que hace que nuestra mente y nuestro cuerpo estén más abiertos a las cosas que deseamos.

La mayoría de nosotros no reflexionamos demasiado sobre lo que queremos. Muchos no lo hacen en absoluto. Esto hace que caminemos por el mundo dejándonos llevar sin tener una idea clara sobre lo que queremos. Miles de oportunidades pueden estar pasando por delante de nuestras narices y ni las veríamos.

Cuando tienes ilusión o cuando ejercitas la visualización, tu estado de ánimo cambia a uno más positivo, y al ser consciente de lo que quieres, no pasará una oportunidad por delante de tu puerta sin que la veas.

No seas tímido de sentir esa euforia propia de la ilusión, de entrar en el despacho con una sonrisa de oreja a oreja, no te cortes si ganas un cliente importante y te marcas un zapateado en medio de la oficina (quizás convenga que la oficina no sea la del propio cliente ¿o sí?… ¿Quién sabe?).

Disfruta y vive con ilusión, ganarás en sonrisas y en calidad de vida.

Anuncios

5 pensamientos en “El poder de la ilusión

  1. Felicidades Araceli en tu nuevo blog. Me encantan estas palabras de incentivo a sonar y tener ilusion. Nunca es tarde para sonar, y empezar/continuar ese hobby que tanto se disfruta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s